Índice de Artículos
Colaboraciones 2009 (4 a 7)
4ª (11-Junio )
5ª (18-Junio )
6ª (25-Junio )
7ª (02-Julio)
Todas las páginas

SCOP

Entre siestas, calorinas y otras gaitas no he tenido tiempo ni inspiración para la pre crónica de hoy pero a veces con pocas palabras basta y si una imagen vale más que cien palabras con un vídeo ni te cuento, así que abróchense los cinturones que despegamos.

La Heavy Tapia

Es primer jueves de julio y la vamos a liar en la Tapia, tras un calentamiento de 8 kilómetros, que ya es calentar con estos calores, daremos buena cuenta del llamado Obús, obuses a nosotros, ¡bah!.

Se pueden seguir fácilmente los acontecimientos viendo/escuchando de fondo en una ventana independiente al triunvirato formado por Lloz, Paco y Palacios interpretando la tórrida danza tribal que nos han preparado para el 3 mil de esta ignífuga tarde para que los corazones empiecen a dar saltos antes del asalto final, al cuarto miembro no le tengo identificado pero no me extrañaría que fuera el mismísimo Yudus disfrazao.

Si te gusta la versión retro (letra a partir del 1:55) pincha en http://www.youtube.com/watch?v=vrQVPX27x90 o en este otro si prefieres el directo http://www.youtube.com/watch?v=S0C47IOTl3M


NO HAS APURADO TU ÚLTIMA COPA
HAS EMPEZADO DE CERO A AHORA
ALGO TE DICE QUE TENDRÁS SUERTE
SI ESTÁS CANSADO YA NO LO SIENTES

PREPÁRATE
VA A ESTALLAR EL OBÚS

PREPÁRATE
VA A ESTALLAR EL OBÚS

NO HAS ESCUCHADO AÚN LO QUE HACEMOS
Y VAS DICIENDO QUE NO FUNCIONA
NO SERÁ AMIGO QUE TIENES MIEDO
Y QUE TE ESCONDAS PARA NO VERLO

ESCÓNDETE
VA A ESTALLAR EL OBÚS

ESCÓNDETE
NO TE APLASTE EL OBÚS

VES A LA GENTE COMO SE MUEVE
TUS GOLPES BAJOS NO LOS DETIENEN
MIENTRAS MURMURAS CON EL DE AL LADO
QUE EL BATERÍA ENTRÓ CRUZADO

Y YO SÉ BIEN
QUE TE QUEMA LA ENVIDIA

PREPÁRATE
VA A ESTALLAR EL OBÚS

PREPÁRATE
VA A ESTALLAR EL OBÚS

PREPÁRATE
VA A ESTALLAR EL OBÚS

Qué calor diossanto, voy a ponerme la guerrera y me preparo para lo que sea.

Ave César, morituri te salutam!

 

 

Jabo

VI. NO SIN MI GARRAPATA



Como ya iban tres o cuatro sandis (o sambis o como se llame el combinado a base de cerveza y limón, Txamo sabrá) no acabé de entenderlo; o quizá oí lo que se dijo y luego la fantasía se ocupó de atar cabos, vaya usted a saber.

El caso es que había que hacer el obús, un ejercicio matancero, para qué engañarse. Sale la gente convencida de que lo de ‘obús’ va en serio, y aquello es un ataque mortífero desde el primer metro. Sangre fresca, sangre a temperatura ideal para hincar el diente, el colmillo si hace falta, la mandíbula completa.

Es la estrategia de la garrapata.

Por lo visto, el albatros es un ave longeva que puede vivir hasta ochenta años, ahí es nada. Longeva y fiel, por si fuera poco. O longeva a base de ser fiel, lo que confirma la teoría de que vale más no meneallo, con perdón. Esa tendencia a la simplicidad la aplica también a la descendencia, porque sólo pone un huevo.

Por su parte, la garrapata es un contumaz parásito del albatros, a cuya piel se aferra por más que el pájaro se desplace miles de kilómetros. Y lo que es peor, cada vez que pega un chupetón de sangre, el insecto le inyecta a su víctima un anestésico, para que no se entere de la carnicería a que le está sometiendo.

Pues bien, cuando la garrapata se ha inflado de sangre se desprende del plumaje del albatros, copula con su pareja y muere. La hembra lo hace poco después, en cuanto deposita unos diez mil huevos que repetirán el ciclo.

Así pues, si de lo que se trataba era de hacer un obús como Palacios manda (Lloz, lo siento, pero Palacios se trajo esta vez silbato, nos inyectó un calentamiento a 4.30 y nadie, pero nadie, rechistó. Lo digo porque o vuelves pronto o te quedas sin liderazgo)… Decía que si te planteas ese tres mil feroz en bajada, ¿tú qué prefieres ser, albatros o garrapata?

Conviene saber que la garrapata se te pega al costado, te fríe a picotazos, te empuja como sin querer, te pisa una, dos, tres veces, te va parasitando sin que te enteres y en tanto te vacía las arterias se va inflando inflando hasta que llega un momento en que explota, eso sí, sin copular ni nada que se le parezca, sin alcanzar el clímax del que hablaba Javi Lozano esta noche adornada de maridos, mujeres y abanicos bien agitados. La garrapata, cuando se pone a correr el obús, no puede huir de su condición de parásito, lo que se traduce en un aparente triunfo inicial que lo mismo acaba haciendo crack a cien metros de la llegada (esta vez no voy a dar nombres).

El albatros se lo plantea de otro modo. Está acostumbrado a volar largo, ya digo, miles de kilómetros. No tiene prisa, tiene prudencia. Es fiel a sus ritmos, a sus tiempos, a su futura descendencia, fuerte pero también frágil porque lo fía todo a una sola carta; y aparentando prudencia, realmente se la juega a fondo. ¿Cuál es, entonces, su estrategia? Aparentar calma, sosiego, tranquilidad, aunque en el fondo sepa que debe ajustar su cálculo al milímetro, porque sólo tiene una carta, y a su chepa lleva clavadas media docena de garrapatas.

A fin de cuentas, la garrapata vive a costa del albatros, pone miles de huevos y muere acto seguido. Es la paradoja de la abundancia resuelta en un fruto justito, porque en el fondo no tiene nada, salvo posibles víctimas parasitables. El albatros, por su parte, pone un solo huevo, que a menudo se malogra, pero vive lo suficiente como para ver cumplido su sueño (se sabe de alguna hembra que sigue poniendo huevo -uno, siempre uno- a los 58 años). La del albatros es la paradoja de la pobreza bien administrada.

Cada uno de ellos, garrapata y albatros, conoce bien su condición, y se las apaña para perpetuarse. Pero puestos a elegir, prefiero ser albatros, aunque sólo sea por gozar de esas enormes kilometradas con el mundo a tus pies, consciente de que eres frágil, pero seguro de ser tú quien decide a dónde vas, y a qué ritmo, cosa que, por desgracia, no puede hacer la garrapata (que también viaja, y en coche cama, no se olvide, si bien no puede decidir nunca rumbo ni ritmo).

Digo que es lo que prefiero. Pero ser, lo que se dice ser, creo que… no estoy muy seguro. Esta tarde, en concreto, fui bastante garrapata, para qué mentir.

PD: De todo este rollo tiene la culpa Serafín, que en lugar de dormir la siesta se dedica a ver documentales. Y yo mañana madrugo…

PPD: Qnk, lo de las garrapatas nada tiene que ver con Cuenca, jamones ni nada de eso, quede claro.
Sealed

 

Porfirio

CRÓNICA PARENTÉTICA Y CORCHETERA



No será au revoir mis tapiers [tan sólo un parentésis, un hasta luego, hasta más ver, un hasta la vista (sin el dichoso "baby")].
Haré mis debiers, aunque no será igual [sin Lloz ni Palacios (bravo por él) poniéndome orden y coordenadas bajo los pies]; sin el post [al que no me suelo quedar, pero que disfruto sólo con la imaginación, o la pluma postrera (siempre bella y certera) de Jabo];
no serán lo mismo, no, mis debiers parentéticos (sin garrapatas, sin foto previa, sin charleta instructiva);
que estaré al albur, de lo que nos depare Bagur, de sus presuntos pinares y bravos mares; de que el niño no enferme y se tome el yogur, de que me sienta con ganas y no baje la guardia.
Agur mis tapiers, que sigan tan bien, que ya será en agosto cuando nos volvamos a ver!!!



You are here