Colaboraciones 2009

Índice de Artículos
Colaboraciones 2009
1ª (21-Mayo)
2ª (28-Mayo)
3ª (4-Junio)
Todas las páginas

 

tapieros

En este apartado podréis leer una selección de crónicas de los tapier@s. A la derecha de la foto tenéis los Menús con los títulos

 

 


 

Tapiro PorfirioPorfirio (22/05/09)

HORIZONTES INFINITOS

 

¿Pero qué diantres hago yo aquí a tiro de piedra de esa cuadra de artistas de la zancada? Apenas si hemos podido departir, contarnos qué tal el verano y cómo afrontamos la vuelta al cole, y si nos duele aquí o acullá, y que mira que estás fina y tú hija que me ves con buenos ojos, mujer no es para tanto, y te vi en la media de Motilla, y cómo está la parentela... Foto, pis y a correr, todo en un ay... Coño Palacetes a mi altura contándome sus hazañas donostiarras... ¿Y este rizos con pinta de cantautor setentero que se ha puesto a mi lado, quién será? Si que se parece a Paúl Breitner, si... Pero leches, si es Bruguera... ¿Pero qué hace este aquí? Mejor dicho, que hago yo aquí (con estos pelos vulgares ... ya empapados en sudor). Y nos queda lo peor, esa sucesión de toboganes que no acaban nunca... con este bochorno, y el pellizco que para el orgullo supone ir rodeado de tanto ilustre... Que bien me ha venido el paso del tren. Nunca me había tocado esperar en las vías, y hoy justo... Lloz se queda... se confabulará con Promesa y nos pondrán a cada uno donde nos corresponde... Sera se despista pero a mi voz vuelve por sus pasos... Me dará alcance y me pasará, como siempre, como manda la tradición, bajando el mortirolo... Inclino la cabeza, no por respeto - que también- sino porque a partir de ahora sólo el suelo me ofrecerá consuelo. Sera se vuelve a despistar pero rectifica a tiempo... Aun puedo dar un grito... aun puedo gritar: ¡me muero, sáquenme de este desafío sin premio! Y ahora vuelvo a recordar que lo que queda no es moco de pavo... Mis mocos, donde están mis mocos, que seco que voy carajo... No sé cómo pero he llegado a la fuente, la madre de todas las tentaciones... Joder, y Paco con su maquinita, y yo sin circunstancias que poner en la cara... por no decir el "yo" que debe estar camino del purgatorio... Se va a ver la masa de polvorón que llevo en la boca, Paco, retócala please... Quiero pensar que a partir de ahora las cuestas se hacen más tendidas... Pero acuérdate, hijo, de la que llega a la puerta de somosaguas... Coño, es verdad... Sé que el horizonte habita ahora tras la visera, pero no quiero comprobarlo. Prefiero seguir contando los guijarros del suelo y que sea él quien me de alcance... si los cuento al ritmo de mi corazón desbocado parece que me adelanto al tiempo infeliz que me aguarda, como si pasara de puntillas y lo despistara un poco... Pero cómo lo voy a despistar con este ruidoso y precipitado latido... Me acerco y se despierta, y me ruge: "calla y sigue"...
Cualquiera sabe que el horizonte es infinito, pero si no se ha venido a la tapia se ignora que hay infinitos horizontes y que uno mismo es el horizonte para otros que siguen sus pasos... Calla y déjate de chorradas metafísicas... Mira, alza esa quijada ya, hombre, que estamos en el zoo... ¡Coño, si estamos en el zoo! Una negra se ajusta el escote... el mete point... Digo el meeting point está ya a la vista... Ahí anda la noria... y otro tobogán, pero este ya no tengo que subirlo... Uff... Me doblo sobre las rodillas... Gracias a Dios, gracias al suelo... Si no fuera porque soy pudoroso lo besaría como hacía el Papa Juan Pablo II te quiere todo el mundo... Una tapia más... una tapia menos...


 

Tapiero Jabo

Jabo (22-05-09)

 

.- ECOS DE SOCIEDAD

Como viene siendo habitual en los últimos años, con los primeros calores de la primavera se dieron cita en la CdC madrileña las más selectas figuras de la buena sociedad para celebrar la apertura de la temporada hípica, digo tapiera. Desde hace unas semanas, la expectación era enorme en los mentideros de la villa: ¿asistiría finalmente la recientemente galardonada Minerva tras su semisecreta operación de menisco?; ¿habría alcanzado ya su punto de sazón el bronceado de Promesa y demás descamisados/as?; ¿seguiría tan sólidamente consolidado el matrimonio (de conveniencia) Garabitas-Lloz, a pesar de insistentes rumores de crisis?; ¿estarían realmente a la altura del evento las nuevas jóvenes tapieras?; y lo que es más importante, ¿alcanzarían el nivel de rendimiento (aeróbico y aun anaeróbico) que de ellas esperaba el Gran Patriarca de la Tapia conocido por el sobrenombre de Yudus?

Estas y otras preguntas similares sobrevolaban el ambiente a las diecisiete treinta en el MP ('mete point', Cf. Porfirio). Todo eran nervios, todo premura, todo ajetreo febril a la hora señalada por la inminente conjunción de astros.

¡Ozú, què sofoco!

Afortunadamente, la velada superó con creces cuantas expectativas había despertado en los medios habituales. Para no extendernos, diremos que fueron muy comentadas tanto las indumentarias del Grupo 4pipas (deslumbrantes con su nuevo colorido verde-pradera intenso) como las innegables dotes de las nuevas incorporaciones.

Pero sin duda la estrella de la noche tuvo nombre propio. Casi sin pretenderlo, el centro de todas las miradas no fue sino un singular atleta que podríamos definir como ‘la esencia de la tapia’. Su habitual elegancia (no exenta de modestia) se elevó esta noche hasta la categoría de sublime gracias a un toque capilar años-70 que nadie esperaba; me refiero, como habrán advertido los más perspicaces, a ese nuevo look evocador del más puro estilo afro con el que nos regaló el insigne Bruguera. Un guiño inteligente que nos anuncia gloriosas jornadas para este verano.
<!--[if !supportLineBreakNewLine]-->
<!--[endif]-->

 


 

 

 

Tapiera Noemi

Noemi (22-05-09)

Por fin comenzó La Tapia
y con ella llega mi verano,
la promesa de ponerme en forma,
el secreto de la eterna juventud,
la satisfacción de haber venido,
el compromiso de no fallar,
la compañía de los amigos,
los conocidos, las nuevas caras,
la libertad de correr por nada,
la pasión de correr por todo,
los límites de mi cuerpo,
la inmensidad de la mente,
perdida, viajera por tus senderos.
<!--[if !supportLineBreakNewLine]-->
<!--[endif]-->

 


 

Tapiero Scop

SANTI PALILLO (22-05-2009 )

Con los de la tele desaconsejando la actividad deportiva al aire libre, digo yo que para cuando unas instalaciones cubiertas porque ¿para qué queremos el aire si no se puede disfrutar?, con el cielo cubierto por una espesa capa de nubes, arena, aguaplast o vaya usted a saber porque las noticias al respecto son contradictorias, con los termómetros quitándose la camiseta por el calor, ¡vaya panorama!.

Con todo eso le entran a uno ganas de quedarse en casa excepto si es jueves y es el estreno anual de la Tapia (séptima edición, ahí queda eso), en cuyo caso apaga uno la tele, probablemente habría que tenerla apagada todo el día, no mira al cielo más que lo imprescindible, total para lo que hay que ver, y no se miran las paradas de autobuses que es dónde han acabado los termómetros.

Bueno también hay termómetros en las farmacias pero viendo la información que dan, en este caso es una farmacia del paseo del Prado a las 6 de la tarde del miércoles, casi mejor no mirar para ninguna parte, se pone uno de tiros cortos y se larga para la Tapia.

Aquello estaba de bote en bote, hay que ver la cantidad de gente que no hace caso a la tele, no mira para el cielo no sea que una cagada de paloma te arruine el día, ni mira los termómetros; cuando digo lo de la cagada es literal, mi barrio al menos está invadido de palomas de la especie Jumbo que dejan a los coches semienterrados con sus enormes deposiciones, luego hay que lavarlos con espátula que ni con KH-7.

Tras los saludas de costumbre, como te ha ido desde el año pasado, se te ve bien, mal o regular, que hiciste en el diez mil o cuales son tus objetivos cercanos y posar para la foto de grupo, en la que no salgo porque me puse detrás, se da la orden de salida y la columna se pone en marcha (ver video).

Lo previsto por  la organización era una Tapia completa,  pero un buen grupo, no menos de 18, decidimos un circuito alternativo no tan exigente, al final podríamos haber hecho la Tapia porque ni siquiera hizo tanto calor, al menos no hacía el calor del martes pasado sin ir más lejos, una vez que el autobús se pone en marcha cuesta hacerle variar la ruta prevista.

Subimos al bosque por puente rojo, lo atravesamos en dirección fuente de Húmera, desde allí serpenteamos por el camino que asciende con dureza hasta la puerta de Somosaguas, una subida que te deja listo como no la negocies bien, bajamos por la Tapia, tomamos Caño Gordo hasta el zoológico y desde allí el último kilómetro y medio desbocados hasta el meeting point.

A mi personalmente me gusta más este camino que el de la Tapia; si dejamos épicas y tradiciones al margen es un recorrido muy exigente y encima te pierdes los preciosos caminos interiores de la Casa de Campo, así que nos saltamos el guión previsto porque el autobús ya se sabe que es rebelde por naturaleza, es lo que se espera.

A la llegada da comienzo la segunda parte de la Tapia que se conoce por post aunque podría conocerse como merienda cena en el campo, alrededor de una mesa de picnic se celebra un botellón a la antigua usanza, no faltan las viandas de todo tipo ni la cerveza fría y el buen humor preside las animadas conversaciones comentando la jugada de la hora y pico previa.

El tercer tiempo de la Tapia se realiza desde casa y por internet, en el foro empiezan a publicarse las distintas crónicas, os las recomiendo porque hay auténticos maestros en esto de contar las experiencias, se debate sobre la dureza del recorrido o de la carrera de cada uno y se mentaliza uno para la siguiente.

Como veis la Tapia da mucho juego los jueves por la tarde, ahora a pensar en el diez mil del jueves que viene, según parece me tocará conducir el autobús así que lo mismo el martes que viene hago una previa para no perder al grupo, eso si llego a tiempo porque el domingo me voy a Extremadura a hacer fotografías férreas, una salida campera dónde las haya, por mitad de las dehesas.

 

 


 

Scop dirigiendo busScop dirigiendo el Bus

El triplete

Debido a un viaje profesional del titular de la plaza se me ofreció la oportunidad de suplir, siquiera de forma amateur, al conductor habitual del bus por lo que el martes pasado me apunté a la prestigiosa academia autobusera de la Casa de Campo Garrapatas “¿carné de primera en una sola sesión?”.

Con mi carné provisional me presentaba ayer en la salida de la Tapia de los jueves, práctica y examen en la misma jugada ya que el tiempo apremia, amablemente Lloz se dirigía a la concurrencia para evitar el pánico ante la ausencia de Paco “hoy scop conducirá el bus, acaba de sacarse el carné pero se ha estudiado el recorrido, de todas formas poneos el cinturón”.

Llevando mi L a la espalda como otros cargan con su cruz salimos camino del bosque, como siempre el paso sostenido de los primeros hace que los últimos vayamos enseñando la lengua, claro que al ir los últimos el gesto tiene poca importancia porque nadie nos ve.

Una vez en el bosque se imparte charla técnica sobre la importancia de la dieta, quiso el destino, que para estos asuntos tiene su guasa, que en ese preciso momento un servidor estuviera al lado de Lloz por lo que la clase pudo comprobar in situ la diferencia entre hacer dieta y no hacerla.

Pasamos a la técnica de carrera entre la inicial indiferencia general e incredulidad de los menos, aunque a los pocos minutos el grupo se fue animando a dar saltitos, estirar y realizar demás gestos técnicos que de incorporarlos a nuestra rutina diaria sin duda nos mejorarían el tranco, o sea el tranco.

Aprovechándose de la crisis el contrato temporal de conductor de bus incluye, por el mismo salario, la obligación de realizar un reportaje fotográfico del evento, tras unas primeras fotografías a la carrera decidí subcontratar la tarea en terceros más preparados porque tiene su aquél y acaba uno corriendo más de la cuenta; de nuevo suplente, ahora de fotógrafo, y es que es de admirar la cantidad de funciones que desempeña con tanta maestría el titular de la plaza.

A pesar de mis carencias conductoras el viaje en bus fue asequible para una mayoría gracias a la buena conducta e intachable urbanidad de sus pasajeros, se respetaron las normas básicas como son llevar un ritmo tranquilo que permita a Lucas contarnos chistes en pleno Rodajos, parar a beber en cuanta fuente se cruce en nuestro camino y procurar no perder gente por el camino, algo que no se consiguió del todo pues lamentablemente tuvimos una baja.

Al menos ayer no hubo rebelión a bordo, para mis adentros pedía consejo espiritual a Paco que estaría en Bolzano seguramente pensando en nosotros "Paco ¿tú que harías en este caso?", “nada Santi, no corráis mucho que luego pasa lo que pasa”, ni tampoco hubo recortes significativos como demuestra el hecho de que al final nos faltasen menos de 200 metros de recorrido oficial, si bien esto a propuesta de Piedad que vino guerrera.

El post estuvo como siempre, bien bebido, mejor comido y salpicado de conversaciones, incluso Josero tuvo a bien traer el candil con pilas nuevas por lo que de pronto se hizo de día; la nota discordante fue ver a Bruguera con la nueva camiseta del Barça que no se ha quitado desde que se la puso en el Olímpico de Roma y lo que te rondaré, algunos de los presentes no le quitaban ojo, ni a Bruguera ni a la camiseta que miraban como Drácula a los crucifijos, tapándose los ojos y mascullando entre dientes, le ofrecimos puente de plata pero el tipo es bravo y anda crecido, allí quedó rodeado por merengues de la sección irreductibles, espero que hoy esté bien, en la prensa no he leído nada.

Lo que me faltaba era tener que hacer de cronista suplente, y todo porque los habituales como Jabo y Porfirio se han tomado un contradictorio jueves sabático privándonos de sus magníficas crónicas para el recuerdo, menos mal que Noemí no ha renunciado a la poesía.

Me perdonaréis el atrevimiento pero alguien tenía que conducir, alguien tenía que sacar fotos y alguien tenía que escribir una crónica y por una de esas conjunciones astrales me ha tocado en gracia representar el triplete de hoy, que no solo el Barça va a tener la patente.

En fin, que después de la experiencia prefiero volver a ser corredor de a pie , ocupar mi asiento en la cola de bus, disfrutar
del paisaje y dejar estas cosas para los titulares.

Noemi escoltadaNoemi escoltada

Segundo entreno, misma ilusión,
nada es duro en buena compañía,
a mí el 10.000 se me hizo corto
y echo de menos las post-tapias.

Este año veo mucho AVE
y mucho pasajero del BUS
nos quedamos un poco solos
los que vamos en CERCANIAS.

y aun así, qué maravilla,
empiezo a conocer los caminos,
hacerlos míos a cada zancada,
de nuevo gente nueva
con quien compartir latidos,
ritmos, calor y charla amena.

Saludos y hasta el jueves.


Tapiero ScopSCOP

El jueves pasado llegué tarde a casa y entre ponerme a escribir la crónica, descargar las fotos, subirlas y todo lo demás que aquí no pienso contar se me fue el santo al cielo y me dieron las tantas.

Para evitarlo he pensado escribir la de hoy por anticipado, por lo que aprovechando la ausencia de reuniones
Smile <!--[if !vml]--><!--[endif]-->y la tranquilidad del hogar a estas horas me he puesto a ello, es un poco surrealista pero teniendo en cuenta que debía estar echando una cabezadita en lugar de trabajando...

Cuatro mil al pino

Pues eso que no es lo mismo todo junto que separado, llevo varios días oyendo hablar del jueves 4, que si cuatro mil pinos, que si cuatro al pino y el resto dónde puedan, en fin con tanta confusión lingüística no he sabido que tipo de preparación técnica me convenía para hoy.

Porque claro, si son cuatro mil pinos y vamos unos 60, pongamos por caso, salimos a 66,66 pinos per cápita y eso, aparte de ser muchos pinos per cápita, hubiera exigido que menos que un par de sesiones en el gimnasio para fortalecer los miembros superiores que en mi caso son inferiores a los inferiores propiamente dichos.

Y si es cuatro al pino y los otros 996 dónde puedan me da que tendría que haber practicado con frenesí el juego de las cuatro esquinas y eso hubiera requerido que menos que un par de sesiones en el gimnasio para fortalecer los miembros inferiores que en mi caso son superiores a los superiores propiamente dichos.

Sin embargo acabo de conectarme por enésima vez a ver si por fin podía comprender las aviesas intenciones que se esconden tras un título tan confuso y veo que ni vamos a convertirnos en aizcolaris mesetarios ni vamos a jugar al corre que te pillo esquinero sino que vamos a tener que esquiar o, mucho peor, escalar una montaña con el vértigo que a mi me dan las alturas a partir del tercer piso porque resulta que después de tanto rollo se trata de un cuatro mil alpino.

Como me gusta saber a que debo enfrentarme para decidir la estrategia de huida idónea en cada caso, he acudido a fuentes generalmente bien informadas y resulta que en los Alpes hay sesenta y siete picos que superan los cuatro mil, no uno ni dos… sesenta y siete.

Como quiera que el tal Lloz, que para estas cosas de los jueves empieza a mostrarse un tanto sibilino, no nos ha dicho claramente cual de ellos tendremos que acometer la duda me corroe desde primeras horas de la mañana.

¿Qué hubiera debido hacer, subir el Mont Blanc, esquiar en el Jungfrau, asomarme a los precipicios del Aiguille de Rochefor o tirarme en parapente desde el Grand Paradiso…?, ni idea, lo de encontrar una aguja en un pajar parece un juego de niños al lado de este problema.

Yo por si acaso me llevo un melón y si eso les espero a que bajen de la montaña, iba a decir cual Mahoma pero no me atrevo.


 

 

Tapiero Jabo Jabo

II.- UNA TONELADA

La cosa se había venido fraguando desde la madrugada anterior: Un escalofrío me sacó de la cama prisionero del pánico. Estaba huyendo tras haber asesinado a alguien, posiblemente un niño o un anciano indefenso. Nadie me perseguía, pero aun así corría desbocado tratando de esquivar el hachazo de la culpa.

Bebí cuanto pude para taponar el desasosiego y me volví a la cama.

Luego vino la Tapia, con su charla, y tal. Nada presagiaba lo que después aconteció, porque todo eran saludos y sonrisas; algo siniestras, tal vez, aunque eso no lo supe hasta más tarde. El mal estaba hecho, y de nuevo asomó el terror con su máscara de farsa gastronómica. “Así pues”, dijo el maestro, “si cogemos un cadáver, colgamos de su tendón de Aquiles una tonelada de peso y le ponemos entre los labios cincuenta mililitros de una bebida azucarada, el cadáver no sólo lo soporta sin inmutarse sino que incluso resucita”. Una gota de sudor frío me recorrió la espina dorsal. Como de costumbre, Lloz dibujó en su rostro una mueca tan ambigua como feroz.

Y faltaba el cuatro mil alpino.

Traté de olvidar las sombras de tanto mal augurio, y creo que lo conseguí durante un par de kilómetros. Sólo faltaban unos trescientos metros para llegar a la Tapia cuando la curva de la guadaña me nubló la vista. Iba solo. Delante, Serafín, Porfirio y Pepe eran una estela imposible de seguir. Medio metro detrás, la respiración de Promesa, suave y serena como la hoja de una cuchilla recién afilada, me iba helando la espalda.

No pude evitarlo: el muerto era yo mismo, y ahora no había forma de huir. Ahora me iban a colgar una tonelada de barro y angustia en cada pierna, y así tendría que aguantar otro kilómetro. El colapso fue inmediato: Promesa me pasó sin despeinarse, y un segundo después vi el perfil asesino de Malagueta. Estaba claro: iba a pagar mi crimen en el peor momento y en el escenario más cruel.

El resto no es más que la crónica de un funeral de tercera. Seguro que la quesada de Bruguera me habría resucitado, pero esta vez no pude quedarme al post.
<!--[if !supportLineBreakNewLine]-->


 

Tapiero PorfirioPorfirio

VEINTE MINUTOS

Diario riguroso de la mañana

 

Madrid, 4 de junio de 2009


El rincón de Javi Lozano

Amigos corredores (amigas también, claro, aunque seais menos), ¿qué tal os va? He recibido un aluvión de cartas y mensajes en estas últimas semanas, y todas muestran una semejante preocupación por un concepto nuevo que está abriéndose paso en el mundo del corredor. Sois muchos los que me abordáis a la salida de una carrera, o del metro, o escribís comentarios en mi blog con lo mismo: prio-cep-ción. ¿Qué es al priocepción?, esa palabreja que tanto os inquieta: "Javi que si la priocepción por aquí que si la priocepción por allá", "qué dice mi colega que a ver si va a ser de la priocepción que no rindo en las series", que si el otro "no la lleva ajustada", que en el Runners lo he leído y no me aclaro, que si tal y cual y pascual.
Prio-cep-ción. Habría mucho que decir al respecto, muchos matices y nociones técnicas que no vienen al caso y para cuya explicación este periodicucho no me da espacio suficiente. Pero en lo esencial, es que la propia palabra lo dice, lo lleva dentro (aunque en latín): "prio", de "antes" y "cepción", de "ligamento". Es decir, lo que está antes del ligamento. La "concepción", es la unión (liga) de los gametos, la "decepción" es cuando no se han ligado (porque no se ha ligado), y suma y sigue.
Lo que está antes del ligamento, la priocepción, es la "fascia lata", de la que seguro, amigo corredor, habrás oído hablar. Anda que no da la lata la fascia lata. A ver quién de vosotros no ha sufrido, al empezar a correr, con la fascia dichosa. Ímpetu exagerado al inicio de nuestra vida nueva de corredor, falta de hidratación (la fascia lata quema como las astillas y hay que humedecerla como a las plantas) y estiramientos inadecuados, pueden llegar a provocar una periostinosis, que no periostitis, que solo les pasa a los niños. ¿Os suena, verdad? Y eso cuando se ha demostrado que la fascia lata aguanta tela: hasta varios camiones IVECO puedes colgar de la fascia, y oye, como el que silba. Pues bien, amigo corredor, también se ha demostrado - por parte un equipo de investigadores coreanos- que el mejor remedio para la periostinosis de la fascia lata es insertarse un caramelo en el cielo de la boca para que así, de súbito y sin intermediación metabólica, llegue una cantidad de glucosa al cerebro suficiente como para activar el mecanismo irrigador. Repito, un caramelo bien apretado antes de salir a entrenar o a competir, y ya notarás enseguida que alegre se te pone la fascia. ¿Os ha quedado claro el concepto? Espero que sí. Ea, que los veinte minutos ya no me dan para más. Hasta la próxima amigo corredor (y amiga, claro).

Nota a pie: Javi, espero que admitas esta licencia jocosa de un comentario tuyo que, como siempre, me ha hecho muchísima gracias. La anterior tontada es en el fondo un homenaje a ti, a una amistad tapiera de ya algunos años
Wink

 

 

 


You are here